top of page
  • Marina Martínez

¿Conoces el “mindful eating” o “comer consciente”?

Actualizado: 19 nov 2023

Mindful Eating
Mindful eating

Para entender los principios del mindful eating primero debemos conocer qué es el mindfulness. El mindfulness es una técnica muy antigua, que hemos adoptado de las tradiciones budistas, relacionada con la espiritualidad y con el acto de meditar tan habitual en estos monjes y que nosotros hemos occidentalizado. En concreto, fue el doctor Jon Kabat-Zinn y su equipo, quienes nos la trajeron a occidente, en el año 1979, cuando comenzaron a utilizar mindfulness de modo terapéutico en la clínica de la reducción del estrés del Hospital de la Universidad de Massachusetts, en USA.


Mindfulness significa plena consciencia y consiste en concentrarse en lo que sucede en nosotros y en nuestro alrededor y saber renunciar al ruido y a las distracciones. Es un método que busca focalizar la atención en el momento presente, para conseguir la atención plena, centrándonos en lo que está sucediendo “aquí y ahora”, aceptándolo sin más, sin intentar cambiar, ni juzgar nada.


¿Y qué es el mindful eating?


Como comentábamos al principio, el mindful eating  tiene su origen en el mindfulness y, al igual que esta tendencia, consiste en relacionarse de una manera sana y mental con la comida a través del control de la mente.

Significa ser responsable de nuestras decisiones en relación con los alimentos que comemos y cómo y cuándo los consumimos.


Mindful eating se traduce como “alimentación consciente”. Es la parte de la filosofía mindfulness, un movimiento derivado del budismo, que se centra en la alimentación.

¿Realmente comemos cuando tenemos hambre o lo hacemos “porque toca”? ¿Disfrutamos de la comida y del proceso de comer?


En la actualidad, la mayor parte de las veces que nos llevamos algo a la boca durante el día lo hacemos guiados por diferentes estímulos como la televisión, el estrés, la publicidad, la ansiedad, etc., todo ello provoca que en ocasiones dejemos de centrarnos en la necesidad física de alimentarnos, ya que nos limitamos a saciar nuestras emociones, no nuestro organismo.


Por eso, lo que busca el mindful eating, es que aprendamos a detenernos, a relajarnos y a disfrutar de lo que tenemos delante: come cuando tengas hambre y solo la cantidad que necesites, no lo hagas por inercia.


Consejos para empezar a poner en práctica el comer consciente:


1. Come lentamente: un truco para hacerlo es dejar los cubiertos en la mesa cada vez que te los lleves a la boca. Mastica correctamente y vuelve a coger los cubiertos. ¡Es una buena manera de no comer de forma automática!


2. Saborea los alimentos: Puedes poner en práctica algunos ejercicios que te ayudarán a concentrarte en las cualidades de lo que comes. Consisten en visualizar, oler, masticar y disfrutar del sabor de un alimento; reflexionando sobre su textura, olor y sabor.


3. Tómate un momento para ti sin distracciones: Es importante dedicarle un tiempo a comer de forma relajada, sin prisas ni distracciones. Para ello evita comer mientras veas la tele o uses el ordenador o el móvil. Está comprobado que si realizamos cualquier actividad cuando comemos, ¡ingerimos más cantidad de comida!


4. Distingue el hambre del capricho por comer: No dejes que el estrés o el aburrimiento te dominen. Si descubres que no es realmente hambre lo que te motiva a comer, intenta buscar otras actividades que te resulten igualmente placenteras.


5. No tienes por qué acabar todo lo que hay en el plato: Aprende a reconocer la sensación de saciedad y a dejar en el plato lo que sobre. No te obligues a comer todo lo que hay en él si ya no tienes más hambre.

219 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page